Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» PROPUESTA DE NEGOCIOS
Miér Jul 15, 2015 1:55 pm por Invitado

» Chica del Distrito 7 (nombre a elegir) [Reservada por MP hace unas horas]
Miér Abr 01, 2015 8:55 pm por Nerea

» The 100: We are survivors {Af. Élite DENEGADA}
Vie Feb 13, 2015 4:38 pm por Invitado

» De donde sois?
Mar Mayo 27, 2014 9:19 pm por Ronald Thompson

» Ronald Thompson, "Ron"
Mar Mayo 27, 2014 7:46 pm por Ronald Thompson

» CASA DE ENOBARIA
Jue Ene 02, 2014 2:05 pm por EnobariaDistrict2

» Registro de Avatares
Jue Ene 02, 2014 1:57 pm por EnobariaDistrict2

» Registros de Grupos
Lun Sep 30, 2013 1:19 pm por Invitado

» Registro de Infantes
Lun Sep 30, 2013 1:12 pm por Invitado

Los posteadores más activos de la semana

Licencia de Creative Commons
Panem RPG by Panem es un foro RPG creado por Peeta Mellark Cleaver y el resto de su Staff, surgido de la obra de Suzanne Collins The Hunger Games, no se permite copia, de imagenes, datos, estructura, de lo contrario será denunciado is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.foroactivo.com/.
Baumaterialien PANEM PANEM

El ladrón...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El ladrón...

Mensaje por Clove el Sáb Mar 09, 2013 1:42 pm

(VENGO DE LA ZONA RESIDENCIAL)

Hoy las tiendas están muy concurridas, y tengo que abrirme paso a codazos entre la gente. Consigo llegar al puesto de Molly, una anciana encorvada que vende aquí sus telas, incluso antes de que yo naciese. Mi padre suele llevarse bien con ella, así que me recibe con una sonrisa. Personalmente no le tengo mucho aprecio, en especial por sus dotes de entrometida, así que no me entretengo mucho y pago por un par de paños y algunos metros de tela azul.
Me estoy alejando del puesto de telas cuando algo me llama la atención. Me giro y veo a Delly, la dueña de un puesto de fruta no muy lejano al de Molly, que grita mientras señala a alguien con el dedo.
-¡Al ladrón, al ladrón! - grita ella.
Empiezo a correr en dirección contraria a la que había tomado y entonces le veo a él: es un chico alto y delgado, que quizá tenga mi edad, y corre con un saco de manzanas a la espalda. A pesar del peso que lleva es bastante rápido, así que tengo que perseguirle después de haber dejado lejos el puesto de fruta. Después de varios minutos a la carrera veo un tablón con un croquis de la zona comercial; entonces me alegro de haber traído los cuchillos, porque desenfundo uno de ellos y se lo lanzo cuando pasa cerca del tablón, clavando en él la manga de su camisa. Él forcejea e intenta liberarse del cuchillo, y me da el tiempo suficiente para alcanzarle y agarrar el saco de manzanas que sostiene con la otra mano. Ambos nos miramos por un momento, y ahora puedo darme cuenta de lo descuidado que está. Su ropa está sucia y hecha jirones, su pelo está revuelto y una capa de mugre le cubre la cara. Noto que en su mirada hay un deje de súplica, como si estuviese diciendo “Por favor”.
En pocos segundos, mi conciencia libra una batalla en mi interior. Tenía entendido que nuestro distrito era próspero, pero quizá no todo el mundo viva tan bien como yo pensaba. ¿Y si este chico tiene una familia? ¿Y si tiene hermanos pequeños a los que alimentar y que dependen de él, y por eso tiene miedo de pedir teselas? Por otro lado, tengo cierto orgullo y no quiero ser una santurrona. Si ser cruel y desconfiada ayuda a que la gente me respete, entonces prefiero seguir manteniendo esa imagen.
Pero esta vez no puedo hacerlo. Porque sé que en realidad no soy una mala persona.
La mano con la que asía el saco se suelta poco a poco, y con la otra mano saco el cuchillo del panel de madera. El chico duda un instante, parece confundido. Entonces yo asiento, y se marcha a toda prisa. Después vuelvo al puesto de Delly y aseguro que no he podido hacer nada para alcanzarlo.

Primero la entrevista con el Presidente, luego ésto. Estoy empezando a dudar de la bondad del Capitolio. ¿Y si en realidad no les importamos un pimiento? No deberían permitir que los ciudadanos de Panem vivan en estas condiciones.
Pero de todas formas, son ellos los que acaban con nosotros. Son ellos los que separan a los niños de sus padres y los envían a la Arena, y los que tienen al resto viviendo en la miseria.

Pensamientos de odio ahora atraviesan mi mente.
avatar
Clove
Ciudadano del Distrito 2
Ciudadano del Distrito 2

Edad del Personaje : 18
Mensajes : 27
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/12/2012
Localización : Distrito 2.

Hoja de personaje
Personaje: Clove

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.